12 noviembre 2015


FACTORES DE RIESGO EN EL ADOLESCENTE

“Entendiendo a los adolescentes y sus vulnerabilidades” 

Por: Psic. Ivonne Andrea Huerta Guerrero

Durante siglos las disciplinas de la salud se ocuparon de los adultos y de los niños, dejando de lado a este grupo etario. Entonces se creía que no se enfermaban. Recientemente con la apertura de centros y servicios especializados en la atención de los adolescentes, se pudo detectar que sí tienen problemas, que sí se enferman, que sí consultan cuando tienen adonde recurrir.

En nuestro país, la población adolescente asciende a 6.000.000 aproximadamente, es decir, un 20% del total.

Dentro de la problemática que los aqueja se destacan por su frecuencia, los conflictos en el área emocional, las dificultades de estructuración armónica de la personalidad, las desavenencias con el grupo familiar, los tropiezos en el rendimiento escolar, las conductas violentas, las crisis depresivas, el consumo de tabaco, alcohol y drogas.

Existe un hecho que es un llamado de atención para los que nos ocupamos de la salud de los adolescentes y jóvenes: la primera causa de muerte son los accidentes. (46,9% en los varones y 23,8% en las mujeres del total de defunciones entre los 10 y 20 años de edad.1 Estimamos esta prevalencia de los accidentes como una consecuencia de una conducta autodestructiva: el estar distraído por distintos conflictos, una disminución en la atención por el consumo de alcohol o ciertas sustancias que producen una ligera obnubilación de la conciencia y una desinhibición psicomotriz, el no valorar la vida por estar sumergidos en un estado de ánimo de tristeza, de pesimismo.

Observando la prevalencia de determinadas conductas autodestructivas, se realizó un estudio en jóvenes de 18 años, varones residentes en Capital Federal, surgiendo que un 51% declaró en una encuesta autoadministrada, haber consumido alguna bebida alcohólica en el último año, un 44,5% tabaco y un 17% algún tipo de droga. (1988).

La edad de mayor prevalencia en los consumos referidos fue entre los 15 y 16 años, señalando de por sí este lapso como de mayor riesgo.

De los que dijeron consumir alcohol un 3,8% refirió haber consumido cocaína, mientras que los que no consumieron bebidas alcohólicas consumieron cocaína un 0,76%.

Entre los jóvenes que declararon consumir tabaco, también cocaína un 4,8%, mientras que los que no, consumieron esta última en un 0,38%.

De lo expuesto se infiere la relación estadísticamente significativa entre el consumo de tabaco y alcohol y un tipo de droga.

Accidentes, conductas autodestructivas, consumo de sustancias sin prescripción médica, nos lleva a reflexionar sobre qué factores es posible detectar como riesgosos; a los fines de prevenir situaciones más complejas, o a veces irremediables.

Desarrollo del adolescente
Por: Lic. Maria del Rosario Franco Ruiz

La palabra adolescencia deriva del latín "adolescens" que significa hombre joven, siendo el participio activo de "adolescere" que significa crecer o desarrollarse hacia la madurez. También tiene relación con la palabra latina "dolescere" que significa padecer alguna enfermedad o estar sujeto a afectos, pasiones, vicios o malas cualidades (Diccionario de la Real Academia Española, 1970). Se define como una etapa de transición entre la niñez y la adultez, caracterizada por procesos específicos, propios e irrepetibles, con gran intensidad de los afectos y vivencias; de transformaciones importantes y de presión social para lograr metas específicas. Al respecto hay que decir que estos procesos se dan siempre en una determinada cultura, lo que define en cierta medida sus características específicas y su duración.

Durante este tiempo, comienzas a desarrollar tu propia personalidad y opiniones. Algunos cambios que podrías notar incluyen:
  • ·         Aumento de la independencia de tus padres
  • ·         Más preocupaciones sobre la imagen corporal y la ropa
  • ·         Más influencia de tus compañeros
  • ·         Mayor capacidad de sentir el bien y el mal

Todos estos cambios a veces pueden ser abrumadores. Un poco de tristeza o mal humor puede ser normal. Pero sentirse muy triste, sin esperanza o sin valor podrían ser señales de advertencia de un problema de salud mental. Si necesitas ayuda, habla con tus padres, un maestro o un profesional de la salud.

La adolescencia, se puede dividir en tres etapas: adolescencia temprana, generalmente entre los 12 y 13 años de edad; adolescencia media, entre los 14 y 16 años de edad; y adolescencia tardía, entre los 17 y 21 años de edad. Además del crecimiento fisiológico, de estos años se pueden extraer siete tareas clave de desarrollo intelectual, psicológico y social. El propósito fundamental de estas tareas es formar la propia identidad y prepararse para la edad adulta.

Desarrollo físico
Los cambios físicos que indican el final de la niñez incluyen: el crecimiento repentino, el comienzo de la menstruación en las mujeres, la presencia de semen en la orina de los varones, la maduración de los órganos sexuales primarios (órganos sexuales) y la maduración de las características sexuales secundarias (aquellas características que no involucran a los órganos sexuales, como la aparición de vello en el cuerpo).

Desarrollo intelectual
La adolescencia es el período durante el cual la capacidad de adquirir y utilizar conocimientos llega a su máxima eficiencia, capacidad que se va acentuando progresivamente desde los 11 -12 años. Según la teoría cognitiva de Piaget (1969) el joven pasa desde la etapa de las operaciones concretas a las operaciones formales que permiten el pensamiento abstracto, donde el grado de sutileza y complejidad de su razonamiento se hace mayor. El adolescente logra desprenderse de la lógica concreta de los objetos en sí mismos y puede funcionar en estados verbales o simbólicos sin la necesidad de otros soportes. Se constituye así en un individuo capaz de construir o entender temas y conceptos ideales o abstractos. Esta capacidad se supone que llegará a formar parte de la casi totalidad de los adolescentes entre los 17 -18 años.
Al aparecer las operaciones formales el adolescente adquiere varias capacidades nuevas importantes:
  • Puede tomar como objeto a su propio pensamiento y razonar acerca de sí mismo.
  • Puede considerar no sólo una respuesta posible a un problema o explicación a una situación, sino varias posibilidades a la vez.
  • Agota lógicamente todas las combinaciones posibles.
  • El pensamiento operativo formal le permite distinguir entre verdad y falsedad, es decir comparar las hipótesis con los hechos.
  • Puede tramitar la tensión a través del pensamiento y ya no sólo a través de la actuación. Puede "pensar pensamientos".
El adquirir la capacidad de razonar sobre sí mismo y el mundo lo lleva a uno de los principales problemas de esta etapa: el de construir su propia identidad. Comienza a preguntarse ¿Quién soy? ¿Qué quiero? ¿Para dónde voy?.

Desarrollo emocional
En esta etapa se producen grandes transformaciones psicológicas. La estabilidad emocional del escolar sufre una desintegración, lo que permite una reconstrucción durante la adolescencia. El desarrollo emocional estará vinculado a la evolución previa que trae el niño y al contexto social y familiar en el que está inserto.

Es esperable en el adolescente una marcada labilidad emocional que se expresa en comportamientos incoherentes e imprevisibles, explosiones afectivas intensas, pero superficiales. El adolescente se caracteriza por tener hiperreactividad emocional (en el sentido que la reacción emocional es desproporcionada al estímulo que la provoca) y comportamientos impulsivos. Estas conductas se relacionan con la intensificación de los impulsos sexuales y agresivos propios de la etapa, los cuales generan ansiedad y son difíciles de modular.

Son consideradas como una de las tareas evolutivas importantes de esta etapa el aprender a percibir, modular y controlar la expresión de las emociones e impulsos. El desarrollo yoico depende en gran parte de esta capacidad de postergación de las gratificaciones inmediatas. En la adolescencia temprana tiende a haber mayor labilidad emocional y descontrol de impulsos, en la adolescencia media es la etapa en la que los sentimientos experimentan su mayor intensidad y en la etapa posterior el adolescente irá experimentando una mayor profundidad y duración de sus sentimientos, así como irá desarrollando la responsabilidad, lo que implica pasar de sentirse "víctima" de las circunstancias a sentir un mayor autocontrol.

Desarrollo social
En la adolescencia uno de los cambios más significativos que supone esta etapa, es el paso desde la vida familiar a la inserción en la vida social.

Se espera del adolescente una inserción autónoma en el medio social y que alcance el estatus primario: asumir una independencia que lo exprese personalmente y dirigirse hacia roles y metas que tengan consonancia con sus habilidades y que estén de acuerdo con las probabilidades ambientales. El joven procura que sus sentimientos de adecuación y seguridad provengan de sus propias realizaciones, las que confronta frecuentemente con su grupo de pares o compañeros de edad similar.

En la adolescencia temprana se tiende a establecer una relación cercana de amistad con uno o más amigos del mismo sexo. Este vínculo es estrecho y el contacto con miembros del otro sexo suele hacerse en grupo. Hay una fuerte desidealización de las figuras de autoridad, tendiendo al distanciamiento, desobediencia y evitación de dichas figuras.

En la adolescencia media el grupo de pares como tal comienza a tener mayor relevancia. Es aquí donde cobra importancia la pertenencia el grupo del barrio, grupos deportivos, grupos de amigos, etc. Estas pertenencias desempeñan variadas funciones, siendo las principales:
  • Proporcionarle al individuo la oportunidad de aprender a relacionarse con sus compañeros de edad.
  • Aprender a controlar su conducta social.
  • Adquirir destrezas e intereses propios de la edad.
  • Compartir problemas y sentimientos comunes.
En este período se tiende a asumir los valores y códigos del grupo de pares, lo que aumenta la distancia con los padres, existiendo una tendencia "anti-adulto".

En la adolescencia tardía los valores del grupo dejan de tener tanta importancia, siendo los propios valores acordes a la identidad los que se privilegian. Respecto a las figuras de autoridad, se comienza a producir una reconciliación y reparación.

Fuente:
Adapted from Caring for Your Teenager (Copyright © 2003 American Academy of Pediatrics)


15 septiembre 2015

¿Por qué alejamos a los niños de la muerte?

Por: Lic. Maria del Rosario Franco Ruiz




Hoy en día al niño se le aleja lo más posible de la presencia real de la muerte. Por un lado, procuramos que “sepa” lo menos posible, así que, si pregunta, es posible que cambiemos de conversación, el tema o respondamos de forma evasiva.

Erróneamente se cree que los niños no viven un periodo de duelo. Esto se debe a su poca capacidad y corto lapso de concentración en una actividad, es decir, pasan del llanto al juego de manera rápida.

Los niños no dejan de ser niños por muy difíciles que sean los momentos por los que estén pasando, pese al dolor, tristeza y poca comprensión de lo sucedido, no pierden su inocencia y, aunque extrañan a su ser querido y lloran, también se dan la oportunidad de jugar y seguir sonriendo.

Asimismo, si en el entorno familiar tiene lugar una muerte, normalmente tratamos de alejarlo de esta experiencia cuanto sea posible: se le aparta, se le lleva a casa de algún amigo o vecino para que esté distraído, se procura no hablar, ni llorar, ni “sentir” delante de él con la firme convicción de que lo mejor que podemos hacer por nuestros hijos es evitarles el dolor y el sufrimiento que la muerte de nuestros seres queridos provoca. Pero, ¿por qué este empeño en alejar a nuestros hijos, a nuestros alumnos, a los niños, de la realidad de la muerte? Esta pregunta tiene varias respuestas:

30 agosto 2015


El duelo y los adolescentes
Por: Psic. Maria del Rosario Franco Ruiz


La adolescencia es como un parto,
en el primero nace un niño y en el segundo,
en éste, un hombre o una mujer"
Jean Jacques Rousseau, filósofo francés

Durante la adolescencia se pasa por un periodo que esta lleno de avatares, uno de los aspectos que puede ser considerado primordial, es el proceso de duelo que se vive ante las distintas pérdidas que debe enfrentar el adolescente durante esta etapa. Se ha hablado del duelo por el cuerpo infantil, por el lugar de niño y en este sentido por el lugar que se ocupa para los padres es decir, el duelo por lo que implica el crecimiento. Crecer duele aunque sea un aspecto que sin duda, podemos considerar positivo.

Para Peter Bloss (1971) “La adolescencia es la suma total de todos los intentos para ajustarse a la etapa de la pubertad, al nuevo grupo de condiciones internas y externas (endógenas y exógenas) que confronta el individuo”. La adolescencia se encuentra entre el inicio de la pubertad y la juventud. Es una etapa que conlleva cambios de tipo biológico y de tipo emocional, ambos conforman el proceso adolescente. En ninguna de las etapas del ser humano se puede dejar de lado la importancia del marco histórico social para poder pensar un período de la vida pero en especial en la adolescencia se presenta una gran influencia por este aspecto sin embargo también existe aspectos que pueden ser considerados como universales dentro de este proceso.

El duelo en el adolescente, al igual que ocurre en los adultos, tendrá una intensidad mayor o menor dependiendo del grado de intimidad y vinculación con la persona fallecida, el tipo de relación que existía entre ambos y las circunstancias de la muerte.

También es verdad que los cambios y características propios de la edad hacen que éstos puedan reaccionar de manera diferente a los adultos. Si por ejemplo, son ya habitualmente tendentes a la rebeldía y la emotividad, pueden vivir la experiencia de la muerte de forma más impetuosa. Por otro lado, si la muerte es ya en si misma un tabú entre los adultos, suele ser mucho mayor en la adolescencia, donde además existe per se una negación de la muerte y un sentimiento fuerte de invulnerabilidad.

El adolescente tiene que hacer frente a la pérdida de un ser querido, al mismo tiempo que hace frente a todos los cambios, dificultades y conflictos propios de su edad. Aunque exteriormente parezca ya un adulto, el desarrollo del cuerpo no va siempre a la par con la madurez afectiva. Es por eso que puede necesitar mucho apoyo, comprensión y afecto para emprender el doloroso y difícil proceso de duelo.

¿Cómo enfrentan el duelo los adolescentes?
Muchas veces el adolescente, aunque sufra intensas emociones, no las comparte con nadie. Posiblemente porque se siente de alguna manera, presionado a comportarse como si se las arreglara mejor de lo que realmente lo hace. Después del fallecimiento de su padre, su madre o de su hermano/a, se le puede pedir "ser fuerte" y "mantener el tipo" delante del otro padre o de los hermanos más pequeños. Se espera que sostenga a otros, cuando no sabe si será capaz de sobrevivir a su propio dolor.

Aunque no lo demuestren, es natural que el adolescente sienta mucha rabia, miedo, impotencia... y que se pregunte el por qué y para qué vivir. Los adolescentes perciben la muerte como algo que les hace "diferentes" y temen, que si expresan su dolor públicamente, pueda interpretarse como una señal de debilidad. Otras veces pueden reaccionar con una aparente indiferencia, que no es más que su manera de defenderse de los sentimientos abandono. Esta indiferencia no significa que no les importa y debemos evitar culpabilizarles por su actitud. Este tipo de conflictos puede tener como resultado que el adolescente termine por renunciar a vivir su propio duelo (duelo aplazado o congelado).

En el caso de fallecimiento del padre o de la madre, puede ocurrir que se preste más atención al padre que queda, que al adolescente. Este, en general, tenderá más al aislamiento que a compartir lo que siente, de ahí que podamos sacar la falsa impresión de que sufre menos.

Como hemos mencionado antes, es frecuente que se espere del adolescente que sea adulto y se haga cargo de cuidar y ayudar al resto de la familia, sobretodo al padre o madre sobreviviente o a los hermanos más pequeños.

La manera de reaccionar de los adultos puede tener también una gran influencia en las reacciones del adolescente frente a la muerte. Es frecuente que los adultos no quieran hablar por miedo a contagiarles su dolor, pero la realidad a veces muy simple: aunque  queramos protegerlos, los adolescentes están viviendo su duelo y les duele.

Podríamos esperar que buscaran y encontraran entonces alivio y ayuda en sus amigos, pero cuando se trata de la muerte, salvo que se haya vivido una situación similar, los amigos se sienten impotentes. Los amigos, compañeros normalmente no saben como ayudar, no saben que decir o que hacer, tienen miedo a mencionar el tema y hacerles sufrir más... Esto puede ser interpretado por el adolescente como falta de interés y favorecer más si cabe su aislamiento.

El esfuerzo del adolescente para ser cada vez más independiente de sus padres, suele acompañarse de conflictos y problemas en la relación. Atravesar por un periodo de desvalorización de su familia es una forma normal, aunque difícil, de ir separándose de ellos. Si su padre o su madre fallecen mientras está alejándose física y emocionalmente de ellos, puede experimentar un gran sentimiento de culpa.  Aunque la necesidad de separarse es perfectamente natural, esta experiencia puede hacer el proceso de duelo más complicado e interrumpirse su camino natural de emancipación.

Si la muerte ocurre en el seno de la familia, es aconsejable discutir abiertamente y cuanto antes con el adolescente los cambios en la forma de vida y en los roles de cada miembro. Con esto podemos evitar que el adolescente tienda a querer reemplazar al fallecido. Sería el caso, por ejemplo, de la hija mayor que adopta el papel de la madre fallecida y cuida de su padre y sus hermanos como lo hacía ésta.

20 agosto 2015

¿Qué es el duelo y cuáles son sus etapas según Kubler Ross?

Por: Lic Maria del Rosario Franco Ruiz 


Este término ha traspasado épocas y culturas y comprende los modos de afrontar la muerte del hombre, dependiendo de su ideología, pues el dolor es físico y real. J.A. Pascual, J Corominas (1991). Explican el término duelo como una palabra homónima,  significa y proviene de dos vocablos latinos. Dolus del latín tardío, que significa dolor, pena o aflicción sentimientos que se tienen por la muerte de alguien. Duellum, variante fonética arcaica de bellum, que significa batalla, desafío, combate entre dos.

Para Martí (2000), el duelo es una reacción emocional ante la muerte de un ser querido y los síntomas de tristeza pueden ser considerados como normales. 


El término “duelo” viene del latín dolus (dolor) y es la respuesta emotiva natural a la pérdida de alguien o de algo. Se manifiesta en el proceso de reacciones personales que siguen a una separación o a cualquier tipo de pérdida. El término “luto” del latín lugere (llorar) es la aflicción por la muerte de alguna persona querida; Se manifiesta con signos visibles externos, comportamientos sociales y ritos religiosos.

La elaboración del duelo de una pérdida es un proceso largo, lento y doloroso cuya magnitud dependerá en gran parte de la dimensión de lo perdido y de las características peculiares de cada persona y tiende a la adaptación y armonización de nuestra situación interna y externa frente a una nueva realidad.

Elaborar el duelo significa ponerse en contacto con el vacío que ha dejado la pérdida de lo que no está, valorar su importancia y experimentar el sufrimiento y la frustración que comporta su ausencia y se termina cuando ya somos capaces de recordar lo perdido sintiendo poco o ningún dolor, cuando hemos aprendido a vivir sin lo que ya no está, cuando hemos dejado de vivir en el pasado y podemos invertir de nuevo toda nuestra energía en nuestro presente y en lo que tenemos a nuestro alrededor.

Las Etapas del duelo

Es importante mencionar cuales son las etapas del duelo y como deben ser según la psiquiátrica Elisabeth Kubler Ross, comúnmente conocidas como las 5 etapas de duelo, (1926-2004) en su libro “Ondeath and dying”, (1969) en Español “Sobre la muerte y los moribundos”:

13 julio 2015

Crianza Positiva en padres de familia con hijos en Escuela Secundaria

Por: Isabel Juárez Rodríguez.


Ser padre no es fácil. Los hijos nos ponen a prueba constantemente: a veces sacan lo mejor de ti pero en ocasiones también lo peor. Resulta difícil controlarse pero merece la pena. Los estudios demuestran que los enfados y los castigos físicos a los hijos provocan su resentimiento y  que se sientan mal consigo mismos.


¿Qué es la crianza positiva?

La crianza positiva, es un estilo de educación que permite afianzar las relaciones entre padres e hijos a través del compromiso entre ellos. Aumenta los logros académicos y las expectativas sobre el futuro, les inculca autoestima y confianza en sí mismos y reduce los problemas de conducta.

La crianza positiva apuesta por una educación sin violencia en donde las consecuencias, cuando las normas se incumplen, y la forma de relacionarse con los niños, niñas y adolescentes está soportada en el reconocimiento y el afecto. Exige tener cuidado con lo que se dice y se hace para evitar dañar o lastimar a los hijos e hijos a través de actos o comentarios negativos o agresivos.

La Familia y su Importancia en las Adicciones

"La importancia de trabajar en familia"

Por: Julio Eduardo González Torres

La adicción no solo afecta al adicto, sino también a toda su familia, pues, conforme la adicción avanza, surgen una serie de comportamientos que hacen sufrir a toda la familia. Por este motivo, el tratamiento de la adicción debe implicar a todos los miembros de la familia, ya que ellos también deberán recuperarse de los efectos negativos del ambiente familiar en el que han vivido.

Decimos que las familias son las células de la sociedad no sólo porque al vincularse entre sí forman comunidades, sino también porque son el núcleo vital donde nacen y se desarrollan los miembros de la sociedad. En la medida en que las familias no cumplen sus funciones básicas, surgen de ellas individuos con más carencias sociales, emocionales, morales e intelectuales.

La familia tiene la capacidad, y por tanto la función, como ninguna otra institución, de transmitir valores, normas, límites, fe, confianza, así como de marcar con claridad cuáles son nuestros derechos y responsabilidades.

Película: "El Cisne Negro"

Por: Benjamín Bautista López

“Todos conocemos la historia: chica virginal, pura y dulce atrapada en el cuerpo de un cisne. Desea la libertad pero solo el amor verdadero romperá el hechizo. Su deseo es casi concebido mediante un príncipe, pero antes de que pueda declararle su amor, su gemela lasciva, el cisne negro, lo engaña y seduce. Devastado, el cisne blanco salta por un risco y en la muerte encuentra la libertad”
Fragmento de la película – El Cisne Negro


Thriller psicológico ambientado en el mundo del ballet de la ciudad de Nueva York. El Cisne Negro está protagonizado por Natalie Portman, que interpreta a Nina, una aventajada bailarina que se ve inmersa en una misteriosa y competitiva lucha con su nueva rival: Lily (Mila Kunis). Dirigida por Darren Aronofsky, la película El Cisne Negro se adentra en un emocionante y, en ocasiones, aterrador viaje por la mente de una joven bailarina, cuya interpretación de Reina de los Cisnes se convierte en un personaje para el que ella resulta inquietantemente adecuado.
¡Te invitamos a verlo!
La película narra la historia de Nina, una bailarina de ballet que al recibir la oportunidad de interpretar el papel principal de la obra “El lago de los cisnes” se agudizan fuertemente sus trastornos psicológicos.
Nina vive con su madre, Erica (Barbara Hershey), una bailarina ya retirada que apoya con entusiasmo la ambición profesional de su hija. Cuando el director artístico Thomas Leroy (Vincent Cassel) decide sustituir a la primera bailarina Beth Macintyre (Winona Ryder) en la nueva producción de la temporada, “El lago de los cisnes”, Nina es su primera elección. Pero Nina tiene competencia: una nueva bailarina, Lily, que también ha impresionado gratamente a Leroy. “El lago de los cisnes” requiere una bailarina que pueda interpretar tanto el Cisne Blanco, con inocencia y elegancia, como al Cisne Negro, que representa la astucia y la sensualidad. Nina se adapta perfectamente al papel del Cisne Blanco, pero Lily es la absoluta personificación del Cisne Negro. Mientras la rivalidad entre las dos bailarinas va transformándose en algo más que una irritante relación, Nina empieza a conectar con su lado más oscuro, que amenaza con destruirla.

18 agosto 2014

"Violencia contra la mujer"

Por: Paulina Mejía Amador 

"La violencia contra la mujer es quizás la más vergonzosa violación de los derechos humanos. No conoce límites geográficos, culturales o de riquezas. Mientras continúe, no podremos afirmar que hemos realmente avanzado hacia la igualdad, el desarrollo y la paz."

A continuación te presentamos el siguiente video que muestra algunos de los tantos matices en los que se genera y se manifiesta la violencia, esperamos sea de tu agrado y que la información refuerce este tema...
La violencia contra la mujer adopta formas diversas, incluidos la violencia en el hogar; las violaciones; la trata de mujeres y niñas; la prostitución forzada; la violencia en situaciones de conflicto armado, como los asesinatos, las violaciones sistemáticas, la esclavitud sexual, el embarazo forzado y muchas otras formas.

Cortometraje: "Ella se ve como una mamá normal, pero no lo es"

Por: Benjamín Bautista López

Es un cortometraje interesante que nos cuenta la dinámica social y emocional humana, dentro de una determinada realidad cultural.
¡Te invitamos a verlo!


Esta podría verse como una historia más de una madre joven y soltera. Sin embargo, conforme pasa la historia te das cuenta que es mucho más que eso.

Esta historia nos enseña a reflexionar sobre la importancia de ser madres sin ninguna conexión de sangre necesaria. Simplemente por el instinto y el amor que se puede entregar a otra persona.

El amor puede expresarse de diversas formas y el saber estar, el saber compartir y el saber construir son una excelente triada para fortalecer un vínculo establecido en una realidad y un afecto sano.

Aprendamos a querer a las personas por quienes son, sin juzgarlas antes de tiempo y sin conocerlas.

Esperamos el cortometraje haya sido de tu agrado. Gracias.

31 julio 2014

Cortometraje "Cuerdas: Una historia conmovedora"

Por: Angelica Gabriela Molina Gudiño
 
El tráiler del cortometraje que a continuación te presentamos narra una bonita historia de amistad entre dos niños, uno de ellos con capacidades diferentes; así como la importancia de rescatar valores como la tolerancia, el respeto, el compromiso y el amor.
¡Te invitamos a verlo... Da click en el siguiente link! 

"Cuerdas", es el nuevo cortometraje de animación escrito y dirigido por Pedro Solís García. Cuerdas ha sido el ganador del Goya® 2014 en la categoría de "Mejor cortometraje de animación español". 
 
La calificación del nuevo cortometraje de Pedro Solís es "para todos los públicos, con el añadido de especial interés para la infancia", ya que el Ministerio de Cultura ha recomendado el corto por su vocación educativa.

Fomenta la participación infantil en el cuidado del medio ambiente

“Hagamos un buen papel: Fomenta la participación infantil en el cuidado del medio ambiente”


Investigación documental como propuesta para fomentar el desarrollo de una conciencia ecológica sobre la conservación del medio ambiente por medio del reciclaje en los niños desde temprana edad.

Por: Bautista López Benjamín

La etapa infantil es un periodo para el niño muy importante donde el niño comienza a explorar y a descubrir el medio que le rodea. Teniendo en cuenta que el niño es sumamente receptivo y observador, podemos utilizar estas capacidades para la formación en valores y hábitos en general, y en concreto hábitos medioambientales, para hacerles consientes de la necesidad de conservación del entorno, mediante su participación activa.



La educación medioambiental comienza en la familia, ya que la formación de valores y de buenos hábitos se inicia en el hogar, con los modelos que la familia ofrece al niño/a, es por lo que unos modelos que fomenten el respeto y cuidado del medioambiente, redundará en una buena educación ambiental para los más pequeños.


Desde pequeño el niño/a establece contacto con la naturaleza y su manera de ir descubriendo el mundo es a través de su interacción con él. En esta etapa de desarrollo del niño, la participación de los padres y la familia es crucial para garantizar un sano desarrollo moral, afectivo y social. Las actitudes de los padres influyen en la formación de hábitos y valores de los niños.


Fue entonces que al evaluar las principales problemáticas que se presentan en mi comunidad realice un taller que se llevaría a cabo en escuelas primarias con el objetivo de fomentar y conservar el medio ambiente por medio del reciclaje a su temprana edad. La finalidad de este taller fue generar conciencia ciudadana en torno a las responsabilidades y derechos ambientales, principalmente en el manejo de los desechos sólidos por medio de acciones sencillas como por ejemplo utilizando el principio de las 3 R’s, que promueve la reducción de los desechos, la reutilización de los productos alargando su tiempo de vida útil y finalmente el reciclaje mientras sea posible.